Tag Archives: poesía mexicana

Hersúa

 

Hersúa

Antipoema (1967)

Tagged , , , , , , ,

Las palabras son puentes

Entre la noche y el día
hay un territorio indeciso.
No es luz ni sombra:
es tiempo.
Hora, pausa precaria,
página que se obscurece,
página en la que escribo,
despacio, estas palabras.
La tarde
es una brasa que se consume.
El día gira y se deshoja.
Lima los confines de las cosas
un río obscuro.
Terco y suave
las arrastra, no sé adónde.
La realidad se aleja.
Yo escribo:
hablo conmigo
—hablo contigo.

Quisiera hablarte
como hablan ahora,
casi borrados por las sombras
el arbolito y el aire;
como el agua corriente,
soliloquio sonámbulo;
como el charco callado,
reflector de instantáneos simulacros;
como el fuego:
lenguas de llama, baile de chispas,
cuentos de humo.
Hablarte
con palabras visibles y palpables,
con peso, sabor y olor
como las cosas.
Mientras lo digo
las cosas, imperceptiblemente,
se desprenden de sí mismas
y se fugan hacia otras formas,
hacia otros nombres.
Me quedan
estas palabras: con ellas te hablo.

Las palabras son puentes.
También son trampas, jaulas, pozos.
Yo te hablo: tú no me oyes.
No hablo contigo:
hablo con una palabra,
Esa palabra eres tú,
esa palabra
te lleva de ti misma a ti misma.
La hicimos tú, yo, el destino.
La mujer que eres
es la mujer a la que hablo:
estas palabras son tu espejo,
eres tú misma y el eco de tu nombre.
Yo también,
al hablarte,
me vuelvo un murmullo,
aire y palabras, un soplo,
un fantasma que nace de estas letras.

Las palabras son puentes:
la sombra de las colinas de Meknès
sobre un campo de girasoles estáticos
es un golfo violeta.
Son las tres de la tarde,
tienes nueve años y te has adormecido
entre los brazos frescos de la rubia mimosa.
Enamorado de la geometría
un gavilán dibuja un círculo.
Tiembla en el horizonte
la mole cobriza de los cerros.
Entre peñascos vertiginosos
los cubos blancos de un poblado.
Una columna de humo sube del llano
y poco a poco se disipa, aire en el aire,
como el canto del muecín
que perfora el silencio, asciende y florece
en otro silencio.
Sol inmóvil,
inmenso espacio de alas abiertas;
sobre llanuras de reflejos
la sed levanta alminares transparentes.
Tú no estás dormida ni despierta:
tú flotas en un tiempo sin horas.
Un soplo apenas suscita
remotos países de menta y manantiales.
Déjate llevar por estas palabras
hacia ti misma.

 

de Carta de creencia

Octavio Paz

 

Tagged , , , ,

^

ANDAR ENTRE HUESOS 
  caminar
       pisar las costras de la milpa 
triturar los granos rubios con los pies
           pisar el suelo
                         romper huesos
                                     abrir criptas

rasgar esa piel lisa y estirada del otoño 
      estar de pie
      y ver el cielo a un paso
                           a la mano del sol 

                                                              el grisazul color maduro de las peras

y talar
                 quemar los troncos las raíces que revientan en la tierra
     reunir hojas
     pisar hojas
     triturar las hojas secas 
               aplastar la sombra de los fresnos con la mano 
                             pisar la luz 
                                            desviarla 
                                   ordenar las formas de la luz entre las ramas
      sumar hojas
      sumar palabras

           aplastarlas 
       triturar palabras secas con el pie
                                                           andar los huesos 
caminarlos
                            exhumar los huesos blancos que revientan la tierra

        barrer la piel porosa y agrietada del otoño 
   patear piedras 
       lanzar piedras que den saltos en el agua de los lagos 

                                              romper piedras
                             reventarlas 

              besar la piel arisca piel quebrada de montaña

andar entre piedras 
       caminar
              pisar la piedra hosca piedra roja de cantera 
         estar de pie 
          y ver la muerte a un paso 
                                  a la mano el sol 
                                                                   el verdegris color maduro en el mármol 
y cantar 
                  abrir el cuerpo el hueso blando que se pudre en la piedra

Ricardo Cázares 
<> 
Aldvs, 2013

Tagged , , , , ,

Los corderos hacen el oleaje | Gilberto Owen

Viento

Recuerdo el paraje del aire donde se guardan las cartas perdidas, las palabras que decimos, cuando pasa un tren, seguros de no ser oídos, y los globos de colores que el cielo va deshaciendo, bolas de caramelo cada vez más pequeñas, hasta ser sólo un punto en su boca azul, y luego nada, sino el llanto abajo, de los niños a quienes se escaparon.

Alí Babá llega todas las mañanas a guardar ahí su botín; por la noche, cuando baja a la tierra y al mar, vigila su retrato, que es sólo un ventilador eléctrico. Sin el espantapájaros este las cosas echarían a volar.

También recuerdo una gruta submarina en cuyo hueco se había quedado prisionero, para siempre, un poco de viento. Con los años había enmudecido y estaba paralítico. Entre las rejas de algas se asomaban los peces chicos, enseñándole la lengua, y cuando el viento jugaba afuera, a la tormenta, el agua se vengaba oprimiéndolo para ahogarlo; crujía tremendamente la carne inasible, y en vano se defendía hundiéndole al agua balas de burbujas.

Y recuerdo también esa hora del sueño donde se esconden los hechos que la vida desdeña. Yo pasaba todas las noches, y arrancaba a hurtadillas algunas imágenes. Como el sol me las borraba, empecé a guardarlas en un libro de versos. Pero ahí estaban más muertas todavía.

Gilberto Owen

(México 1904-1952)

Línea 

Tagged , , , , ,

Nunca cambies

 

La playa 

Todas las estrellas
son estrellas
fugaces.
 
Estas arañas veloces
son cangrejos malaquitas.
 
¿Reconoces a Cáncer en el cielo?
Todos los mapas cambian.
 
Los brillos de sal
sobre nuestros cuerpos oscuros
son estrellas
fugaces.

 

Cielito lindo 

Como una madrugada
donde tú y yo
miramos al cielo
desde una hamaca roja
llegarán más poemas.
 
Como la piscina
que brillaba a tres pasos
de una hamaca roja
y como las gotitas del agua sobre tus pecas
van a brillar.
 
De espaldas a quienes hablan a mis espaldas,
de frente y para ti
únicamente.

Inti García Santamaría

(Ciudad de México 1983)

Nunca cambies. Poemas 2000-2010. (Aldvs)

Tagged , , , ,